Estás leyendo
Rayvolt, bicicletas eléctricas que parecen motos

Rayvolt, bicicletas eléctricas que parecen motos

Mathieu Rauzier está convencido de que la pandemia impulsará el uso de bicicletas en las ciudades. Reducen el riesgo de contagio y no contaminan. Por eso, no está preocupado por el futuro de su empresa, especializada en el diseño y la venta de bicicletas eléctricas. “En Rayvolt mantenemos el plan de duplicar la facturación: de 2 a 4 millones”, comenta Rauzier, fundador del negocio junto a Jaime Pla. La compañía tiene la ambición de crecer en Estados Unidos y llegar a cotizar en el Nasdaq en dos años

Rayvolt lleva cuatro años en el mercado de la bici eléctrica de gama media alta. Empezó en Barcelona y se ha expandido por una veintena de países. A lo largo de este tiempo, la marca ha crecido bajo un estilo muy singular, que imita, con toque un retro, el diseño de las motocicletas Harley Davidson. La idea fue de Rauzier, un arquitecto naval afincado en Barcelona que por amor al arte, quiso diseñar una bicicleta para su propio uso. Trabajaba en Water Sport, un grupo del sector náutico, y aprovechó un congreso para mostrarlo al público. El producto gustó y decidió comercializarlo. “Pero necesitaba un socio tecnológico y, a través de una plataforma, contacté con Jaime Pla. En seguida quedó entusiasmado con la idea”.

La empresa quiere captar 5 millones para acelerar su crecimiento y entrar en el mercado de las motos eléctricas

Desde entonces, Rayvolt siempre ha crecido bajo el mismo modelo de negocio, que consiste en la externalización de la producción para focalizar los recursos en el diseño y la tecnología. “Así ahorramos costes y nos amoldamos a la demanda”. La compañía emplea a doce personas en Barcelona y dos en Asia, que se encargan de subcontratar la producción.

Rayvolt focaliza la venta a una red de distribuidores externos, que están repartidos por una veintena de países, como Francia, Alemania y Estados Unidos. España representa el 5% del negocio. Además de la distribución, la empresa quiere ahora disponer de tiendas físicas, que sirvan para vender el producto al cliente final y para mostrarlo a empresas que a su vez, venden bicicletas. “En marzo inauguramos una tienda en el Born y estamos poniendo en marcha una red de franquicias. Tenemos una en París y otra en Vancouver”.

leer también

Asimismo, la firma está empezando a entrar en el sector de las motos eléctricas. “Hemos colaborado con Yego y pronto vamos a lanzar un modelo propio”. Para llevar a cabo este plan, ha abierto una ronda de financiación con el objetivo de levantar cinco millones. Rauzier dice que ya tiene una parte comprometida y que espera obtener el resto antes de verano. “Estamos en conversaciones con fondos extranjeros y nos consta que repetirán inversores, como Antonio Gassó (Gaes) que participó en la última ronda, de 1,5 millones”.

La compañía tiene la ambición de crecer en Estados Unidos y llegar a cotizar en el Nasdaq en dos años. Rauzier asegura que recientemente, ha movido la sede a Delawere para estar cerca del inversor norteamericano y hacer su plan realidad.

Ver comentarios

Deja una respuesta

(Tu correo electrónico no será publicado, sólo lo pedimos para que te llegue el comentario y sus respuestas)

LUXONOMY MEDIAGROUP WORLDWIDE


Ir al principio